jueves, 23 de enero de 2014


21/11/2013 Jueves.

Vigesimoprimer día del onceavo mes del decimotercer año del segundo milenio.

Mejorada del Campo (Madrid)

Hoy volveríamos a compartir algunas horas con los alumnos del Colegio Público Henares, donde mis alumnos ya habían comenzado a forjar amistades, y algunos aprovecharían para llevar el circo al colegio…  

Lo primero del día sería, como siempre la organización del trabajo.

Los más pequeños volverían de nuevo a archivar sus trabajos en la carpeta, al igual que AS y ÁQ, quienes tras haberles revisado sus archivadores me dejaron bastante claro que no habían estado organizando sus apuntes durante un buen tiempo. Era imposible localizar u organizar temporalmente sus materiales debido a la ausencia de fechas, numeración de páginas, etc.

Mientras ellos cuatro hacían este trabajo, para mí el más importante en este tipo de contexto educativo sobre todo en los últimos cursos de primaria, GA y MS continuarían con sus tareas diarias. El primero haciendo tareas de repaso con vistas a los próximos exámenes de diciembre, y MS trataría de finalizar una nueva quincena de Matemáticas, aunque antes que nada tendría que organizar todo su material (envíos, quincenas pendientes, libros de texto y digitales…), ya que había llegado al límite de no saber lo que le quedaba por enviar ni lo que llevaba enviado, e incluso no recordaba si tenía todos los archivos descargados o libros comprados.

Por mucho que uno lo intente como maestro, si los alumnos no ponen de su parte, el trabajo y el tiempo dedicado a intentar transmitirles la importancia de tener una buena organización queda en vano.

Cuando los pequeños acabaron con la organización de su carpeta, y mientras les explicaba a AS y ÁQ las actividades de Matemáticas que debían realizar como repaso a las fracciones, los pequeños se dedicarían a moldear las letras de sus nombres con plastilinas.

El repaso de las fracciones para AS y ÁQ consistiría en tares de representación de fracciones, trabajar la reducción de las mismas, tratar de hallar fracciones equivalentes a otras y la suma de fracciones con igual denominador y con denominadores diferentes.

Una vez que ya supieron qué debían hacer me dediqué a trabajar con los más pequeños. Para ellos es muy importante el acercamiento y familiarización con las tecnologías digitales, así que hoy de nuevo trabajarían con el ordenador. La primera parte la dedicaríamos a localizar las letras de sus nombres y apellidos en el teclado del ordenador para componer unas hojas de trabajo que luego se imprimirían. Les fascina, inquieta y sorprende que todo aquello que ven en la pantalla del ordenador se pueda tocar después en forma de papel…

 
Ya acabado con el proceso de “edición e impresión” (jajajajaja…), llegaría el turno para las Matemáticas. Les hace sentirse mayores cuando les dices que van a hacer matemáticas, eso de “¡Vamos a trabajar con los números!”, dicen que no les gusta, que ellos no quieren hacer números, que quieren hacer Matemáticas…, jajajajaja… Para ellos la tarea consistiría en contar objetos y localizar en la pantalla del ordenador el número que representa los objetos contados. Como a DI le cuesta un poco el conteo y reconocimiento de algunas cifras, EP le ayudaría a contar los objetos y a señalar aquellos números que DI no reconoce.

 
Así fue como llegamos al recreo. Todos trabajando con los “números”, o bueno, como les gusta decir a los pequeños, haciendo Matemáticas…, jajajajajaja…

Al volver del recreo, y mientras esperábamos para ir a hacer Educación Física al “otro cole”, AS, al haber acabado sus ejercicios de Matemáticas, me pidiría poder acabar su dibujo del concurso de postales organizado por el Ministerio para las Aulas Itinerantes de Circo, motivo más que suficiente para que los pequeños también quisieran dibujar, así que les permití que dieran riendas sueltas a su imaginación…

ÁQ, por su parte debía concluir con sus actividades de las fracciones, que al parecer le estaban costando algo. Al poder atender a las dudas y problemas que le estaban surgiendo sin tener que intermediar en el trabajo de los pequeños, pude darme cuenta de que ÁQ no operaba bien con las multiplicaciones ni divisiones. Esto haría tener que plantearme darle un vuelco a la programación.

Mientras unos dibujaban y ÁQ terminaba con mi ayuda los pocos ejercicios que le quedaban de las fracciones, llegó la hora de compartir juegos con los niños del “cole grande”, a los que les esperaba una gran sorpresa…

DI, EP, ÁQ y ES estaban impacientes por demostrarles muchas cosas, pero, como “buenos invitados”, lo primero es atender y participar de las actividades que Julio, el maestro de Educación Física, proponía para sus alumnos de Sexto de Educación Primaria. Lo mejor fue que hoy, tocaría Educación Física en el pabellón del colegio, lo que les llamó enormemente la atención.
 

 
Los juegos que Julio había programado consistirían en lanzamientos de balones, por ello, para evitar que los más pequeños sufrieran algún que otro “pelotazo mal dao”, nos fuimos los tres fuera del pabellón a ensayar lo que sería un poco la sorpresa que querían darles a “los niños del cole”…


 
Y entonces llegó el momento… Julio, muy amablemente, y habiendo disfrutado del espectáculo del circo en vivo el fin de semana anterior, pidió a AS y ÁQ que hicieran la pequeña demostración que habían preparado.

           AS hizo sus movimientos y contorsiones, lo que causó la admiración de todos los que allí estaban, pero lo que más sorprendió, y con lo que más vibró el “público”, fue con “el número que montó” ÁQ…, el cual aquí os dejo…, juzguen ustedes mismos la habilidad que tiene para ciertas cosas…, las que le interesa, claro…, jajajajajaja…
 
video
 
video
 
           Y tal y como se escucha en uno de los videos, llegó la hora de volver a casa…

No hay comentarios:

Publicar un comentario