lunes, 28 de octubre de 2013



¡Y POR FIN LLEGÓ LA LLAMADA!
 
 
Hace apenas dos semanas recibí la llamada que tanto tiempo y esfuerzo han costado.
 
Tras años de preparación, solicitudes y proyectos; después de tanto imaginar colegios, compañeros, alumnos y ciudades o pueblos por conocer..., el destino me tenía preparado la mayor de las sorpresas..., ser el maestro del colegio de uno de los circos que llevan la ilusión y las risas a diferentes puntos de la geografía de nuestro país. Desde el día 15 de octubre soy el maestro del colegio del Cirkus Kaos, donde siempre seréis bienvenidos y bienvenidas. 
 

 
Este de aquí arriba es el Cirkus Kaos. Este es para mí ese "pueblecito" al que todo maestro, cuando tiene la ilusión de comenzar a trabajar, siempre tiene la ilusión de llegar como primer destino. Un "pueblecito" que a su vez está (estuvo o estará) en muchos pueblos y ciudades. Un "pueblecito" formado por casas que se mueven, que tienen ruedas. Un "pueblecito" que un día está aquí y otro allí, pero un "pueblecito" como otro cualquiera..., con sus gentes, y sus niños, mis niños... Y niños que, como en cualquier otro "pueblecito" también van al cole.
 
Y es aquí, en el cole del Cirkus Kaos, donde les espero yo cada mañana (y alguna tarde).


Llevo escasas dos semanas compartiendo mi tiempo con seis "personas especiales", que requieren de mí toda la atención, amor, protección y humor que jamás pensé. Cada uno de ellos y ellas es diferente. Cada uno tiene su historia, y tendrá su futuro, ambos casi siempre ligado al circo. Y el destino ha decidido que sea yo el que les ayude a afianzar, y no olvidar, lo primero y mejorar lo segundo.
 
Creo que es una tarea muy difícil cambiarles la mentalidad, ni tampoco es mi intención hacerlo. Tan sólo pretendo que sean y puedan ser felices. Que sepan que, aunque parezca que no, forman parte de otro "GRAN CIRCO" llamado MUNDO, y que, para cuando decidan salir a "pista" a hacer su "gran número" delante del "gran público", tengan las habilidades y herramientas necesarias para poder hacerlo de la mejor forma posible, e intentar que, con todo ello, puedan sentirse lo suficientemente capaces como para poder decidir qué es lo quieren y qué es lo que no quieren para sus vidas.
 
Por fin puedo decir que soy maestro. Ya soy maestro. Y creo que lo estoy haciendo en uno de los ambiente y contextos más sorprendentes y enigmáticos en los que cualquier maestro podría verse envuelto.

Desde aquí, os quiero dar la bienvenida a todos que queráis compartir con nosotros nuestras aventuras.

3 comentarios:

  1. Me alegro un montón que te haya llegao esta oportunidad, porque si alguien se la merece por el ahinco que le has puesto ese eres tu, espero que disfrutes esta gran aventura y me alegro mucho que estes tan feliz, sabes que sere un seguidor fiel de este bloc, un abrazo fuerte bro

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja... Muchas gracias Misi... Espero que pronto puedas compartir parte de esta aventura conmigo... Sabes que aquí tienes tu "caravana" para cuando quieras... Un abrazo bro... Cuídate...

    ResponderEliminar