lunes, 18 de noviembre de 2013


14/11/2013 Jueves.

Decimocuarto día del onceavo mes del decimotercer año del segundo milenio.

Mejorada del Campo (Madrid)

 Hoy va a ser un día muy interesante, toca aprender en la calle.

La mañana comenzaría con una visita al Señor Justo, del que aprenderíamos que la constancia es el principal motor de aprendizaje y la única razón para conseguir las metas que cada uno se proponga. La visita a su Catedral llenaría de asombro a todos y cada uno de los alumnos, y más aún cuando este simpático señor nos invitó a conocerlo en persona en su humilde refugio.

Columnas, vidrieras, altares, cúpulas…, todo fue del asombro mis alumnos. Para los mayores por la envergadura de la obra para un hombre solo, y para los más pequeños por ver cómo se construye lo que para ellos era “un castillo”.




           Tras visitar cada uno de los rincones, llegaría la parte práctica (plástica y artística) de la visita. Sería el turno para que mis alumnos dejaran plasmadas en un dibujo las ideas, imágenes, etc., que más les hubieran llamado la atención de la visita.
 

Acabada la visita y de vuelta al cole, llegaría el turno para algunos de poner en práctica también otros contenidos y conocimientos, pero sobre todo habilidades y competencias, en la vida real. Y es que aprovecharíamos la oportunidad que nos daba la instalación del mercadillo municipal justo al lado del circo.

Para DI y AP sería una oportunidad de oro para poder reconocer los números que estaban aprendiendo. A su vez ÁQ podría demostrar que, poco a poco, va desarrollando su Competencia Lingüística con el dominio del castellano y la Competencia Social y Ciudadana al desenvolverse hablando con otras personas fuera del “círculo del circo”; y es que, comprar una camiseta de tu equipo de fútbol favorito, se puede convertir también en una buena herramienta de evaluación, sin olvidar que toda actividad comercial requiere de cierto dominio del Razonamiento Matemático.



Después llegar al cole con un "Aprobado" para todos en Competencia Social, Matemáticas, Lengua Castellana, Educación Vial…, y de haber desayunado al sol, sería el momento de partir hacia otro de los innumerables “Rincones de Aprendizaje” que nos ofrece la ciudad de Mejorada, la biblioteca municipal Hans Christian Andersen.

 

Allí, MS (ya recuperado) y GA podrían seguir avanzando en sus actividades y tareas rodeados de conocimiento. Con numerosas enciclopedias, manuales de consulta de diferentes materias y acceso gratuito a internet no tendrían ya excusa para finalizar los ejercicios y trabajos de sus asignaturas.

AS y ÁQ por su parte, después de recibir una pequeña sesión introductoria de cómo se organiza y gestionan los recursos de una biblioteca, se verían involucrados en un juego con los alumnos de otro centro educativo de la localidad. Formando parte de un grupo, los alumnos deberían ir localizando, con el uso de los recursos bibliotecarios las respuestas a las preguntas que les iría lanzando S, una de las bibliotecarias, con el objetivo de llegar a conseguir todos los “quesitos” de su tablero.


 
Como esta actividad no estaba enfocada para los más pequeños, con ellos, y aprovechando la visita que haríamos al día siguiente (mañana) al Parque Municipal de Educación Vial, trabajaría contenidos relacionados con este tema transversal haciendo uso de las tecnologías con juegos educativos interactivos.


 
               Pero lo mejor del día estaría por llegar… E, otra de las bibliotecarias de la Biblioteca Hans Christian Andersen, nos llevaría a visitar unas extrañas máquinas de fabricar caramelos, que al parecer podrían haber pertenecido al Señor Wonka, el dueño de la fábrica de chocolate de la novela de Roald Dahl…


              Así, entre adivinanzas, cuentos e ilusión nos fuimos todos de vuelta a casa con las ganas de poder volver a visitar las máquinas, pero sobre todo con el deseo de que en la próxima visita a esta peculiar fábrica de chocolate, los Oompa Loompas, nos pudieran regalar también alguna de sus canciones…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada