domingo, 10 de noviembre de 2013

8/11/2013 Viernes.

Octavo día del onceavo mes del decimotercer año del segundo milenio.

Seseña (Toledo)

Hoy la pregunta del día era, “¿va a venir hoy Nuria otra vez? (jajajajaja…)
 
            No habría que explicarle mucho a MS de lo que tendría que hacer. Poco a poco va trabajando ya de forma autónoma, sin tener que decirle lo que debe ir haciendo. Ya sabe qué lo primero que debe hacer es revisar su correo electrónico y comprobar si hay alguna nota más en las quincenas que aún no estuvieran corregidas los días anteriores. Luego de esto, toca trabajar, y hoy continuaría con Lengua Extranjera: Inglés, y comenzaría con una nueva quincena de Ciudadanía, lo que le llevaría todo el día.

            GA tendría que revisar las tareas que hizo el día anterior con Nuria, para que, una vez que acabase, se dedicara también a revisar su email y a completar los datos de su ficha de alumno para enviárselo a su tutora. Se quedaría estancado en un par de problemas que no supo resolver con Nuria, y le dije que no se preocupara, que después del recreo se los explicaría y nos pondríamos a hacerlo entre los dos.

            As y ÁQ volverían de nuevo, un día más, a las fracciones. Continuarían con las mixtas, y se les recordaría y explicaría de nuevo que la mejor manera de sumar fracciones con cifras muy altas en el numerador y denominador era reduciéndolas primero, lo que me serviría además para presentarles un nuevo contenido “la suma de fracciones con diferente denominador”. Después de explicarles la fórmula a desarrollar para resolver ese tipo sumas, les pondría una batería de ejercicios que los tendría ocupados hasta el recreo.

 


 

DI y EP tendrían que seguir organizando los materiales, asunto que les gustó mucho el día de antes y que hoy ya traían como asumido (y casi que exigido por su parte hacía mí, jajajajaja…). Les dije que si lo hacían bien, y sin peleas (importante), podrían utilizar los rotuladores especiales para escribir en los cristales como los mayores, así que ya tendrían algo en lo que ocuparse hasta el recreo (Qué más da dónde…, mientras escriban…).
 
El recreo llegó, y con él llegó la lluvia. ¿Podríamos acabar el día en la clase…? Como no había muchas ganas de quedarse en la clase y estaba lloviendo, aprovechamos que en la carpa había algunos artistas ensayando para ocupar nuestro rato de descanso, momento también que aprovecharon los más pequeños para recibir juguetes de uno de los empleados que se acercó para darles algunos muñecos que tenía en su caravana.
 
Al volver a clase lo primero que haríamos sería jugar con la plastilina, excepto los dos mayores. As y ÁQ jugarían a adivinar qué estaba intentando representar el otro con la plastilina, y a los pequeños les enseñaría que, al igual que en días anteriores habían hecho los relieves en hojas, ahora podrían grabar también esos relieves en plastilina. No tardaron nada en probarlo, y más cuando, aprovechando que alguno de esos juguetes que les habían regalado eran figuras de dinosaurio, les expliqué cómo habían llegado hasta nuestros días las huellas de algunos de esos animales. A parte de los dinosaurios, para probar qué era eso de los grabados, cogerían tapones, monedas, reglas…, todo cuanto pudiera plasmarse en una plastilina, eso sí, habría que explicarles que cuando se grababan todo quedaba grabado al contrario (en negativo), lo que les resultaría bastante curioso… (jajajaja…).
 

 
Mientras todos se entretenían con la plastilina me daría tiempo de atender a GA, así que nos pondríamos los dos delante de una de las cristaleras del aula y comenzaríamos a trabajar juntos para resolver un problema de ecuaciones. Una vez resuelto le pediría que lo copiase intentando entender cada uno de los pasos, y su hubiera algo que no le quedara claro que me lo consultara, pero la verdad no hubo nada que se le escapara… ¡Muy bien por él!
 
 
Ya justo después de atender a GA, llegaría la última hora de trabajo para AS, ÁQ EP y DI. Inglés para todos.
 
Los dos mayores, AS y ÁQ jugarían al ahorcado. Uno debería elegir una palabra del vocabulario que venían trabajando desde semanas anteriores (cada uno en su idioma materno) y el otro debería ir diciendo las posibles letras en el otro idioma que no fuera el suyo.
 
 
 Por su parte los más pequeños jugarían a un par de juegos de ordenador. Uno en el que deberían ir reconociendo con mi ayuda las letras para ir localizando en una sopa de letras diferentes países, y otro en el que, además de ir viendo también esas letras, también podrían ir aprendiendo algo del vocabulario básico infantil en inglés (tree, chair, ball, etc.), pero antes tendrían que limpiar muy bien las mesas después de haber estado jugando con las plastilinas… La emoción de verse jugando con el ordenador, les hizo no tardar nada en recoger y limpiar las mesas donde habían estado trabajando… (jajajaja…)
 



 
Y así, entre juegos para desarrollar la Competencia Lingüística y la Digital, se acabaron las clases por ese día, pero no por la semana, ya que al día siguiente deberíamos recuperar el par de horas perdidas del martes…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada