lunes, 11 de noviembre de 2013


11/11/2013 Lunes.

Onceavo día del onceavo mes del decimotercer año del segundo milenio.

Seseña (Toledo)

Hoy es nuestro último día en Seseña.

            MS dedicaría la primera parte del día a sus tareas, ya que la segunda parte, después del recreo sería común para todos. Dedicaríamos una parte al Concurso de Felicitaciones de Navidad que nos proponían a todos los colegios de los circos, y la última hora del día a Educación Física.

            GA también continuaría repasando sus tareas hasta el recreo, pero antes le pedí que rellenara su ficha de alumno para mandársela por e-mail a su tutora, de esta forma también trabajaría la Competencia Digital.

            AS y ÁQ pasarían la primera hora de la mañana dedicándola a Lengua Castellana, el contenido de hoy serían los artículos. Extraerían los artículos de un texto del libro de Conocimiento del Medio, y una vez localizados tendrían que poner ejemplos de esos artículos con algún sustantivo. Más tarde, terminado esta tarea, retomarían de nuevo la reducción y suma de fracciones con diferente denominador

 AS estaba hoy un poco “despistada” y no parecía que tuviera muchas ganas o ánimo de trabajar, al igual que su compañero ÁQ, quien también estaba cometiendo fallos a los que yo no daba crédito. Quizás fuera por los nervios de un nuevo traslado…

EP y DI por el contrario venían con muchas ganas de trabajar. Querían escribir y escribir… Quizás también por los nervios del traslado…, (jajajaja…). Así que nada, a escribir se dijo… DI quería escribir “todas la letras” y lo quería hacer solo, sin que yo le ayudara, así que le dejaría que lo hiciera y poco a poco fui preguntándole que escribía para ir “moldeando” su escritura… Por su parte EP lo que quería era “hacer lo mismo que los mayores, copiar un libro” 8también ella sola)…, y a ello se puso…, aunque al final tuve que ir diciéndole las letras que debía utilizar… Pero bueno, en ambos casos lo importante eran las ganas de escribir de ambos y la mejora paulatina que estaban teniendo en su escritura…

Mientras los dos escribían tendríamos tiempo para hablar de muchas cosas, entre ellas uno de los temas que les tenía preparado para este día, la alimentación sana. Tras hablar un rato de ella, de la importancia de comer fruta y verdura, de beber agua, etc., les pedí que me dijeran cuál era la fruta que más les gustaba…, para dibujarla y la colorearla.

Tras esto les dije que continuaran escribiendo, y para motivarlos de nuevo les di en esta ocasión la pizarra blanca y el rotulador “vileda”. Por lo que parece les encantó la idea de escribir en esta pizarra, y así al menos conseguí de nuevo que volvieran a escribir.

 
Un día más el recreo llegaría sin darnos cuenta, y como cada día de “mudanza”, aprovechamos para ver cómo trabajaban y desmontaban el circo mientras me explicaban el proceso de cómo lo hacían (y así evitar que se alejaran del aula y pudiera ocurrir algún accidente…).

Tras el recreo tendríamos la primera sesión de trabajo para elaborar las Felicitaciones Navideñas, y la verdad que de momento las ideas están siendo buenas…, esperemos que al final sean capaces de crear unas felicitaciones muy chulas… (No voy a publicar fotos de estas felicitaciones para no dar ideas a otros concursantes, jajaja…, pero puedo asegurar que están quedando pero que muy bien…).

Al acabar con el tiempo que tenía estimado para la primera sesión de las felicitaciones, y antes de irnos al parque a hacer la clase de Educación Física, nos pondríamos todos a recoger y ordenar las sillas y mesas de clase, ya que subirían el cole a su camión en cuanto saliéramos de él.

La clase de Educación Física la dividiría de nuevo en dos grupos. A los mayores les propondría una actividad en la que deberían demostrar su habilidad con el balón y su capacidad de percepción espacio-temporal jugando al “goligol”, ya que deberían hacer pasar el balón entre los huecos que forma la red del juego infantil. Y con los más pequeños haríamos actividades relacionadas con la seguridad vial y los desplazamientos en equilibrio, aprovechando además para aprender a montar en bicicleta (que será nuestro gran objetivo para final de  curso, aunque ya más o menos algo se defienden…).

 
Así, sobre ruedas, se nos pasó el último día de clase en Seseña. Ahora tocaría prepararnos para un nuevo viaje y un nuevo pueblo...

2 comentarios:

  1. Que suerte tienen esos niños de tener ese pedazo de profesor!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por sus palabras, aunque no sepa quién es...

    ResponderEliminar