domingo, 10 de noviembre de 2013


30/10/2013 Miércoles.

Trigésimo día del décimo mes del decimotercer año del segundo milenio.

Humanes de Madrid (Madrid)

Hoy me llevé una gran sorpresa al volver a ver de nuevo en la puerta del cole a RW. Hoy sería mi “mini-maestra”…

            Lo primero sería motivar a EP y DI para que hicieran su trabajo. EP seguiría con sus números y DI tendría una labor muy importante…, ¡escribir las letras de su nombre! Para ambos existía una doble motivación: poder coger la plastilina para jugar, y la más importante, el “rotulador verde” con el que les escribiría MB cada vez que consiguieran terminar una línea de su libreta, ficha u hoja. Al principio había que ir ayudándoles a hacer los primeros trazos de las primeras letras o números cogiéndoles las manos, pero cuando ya los pudieron hacer de forma “automática y autónoma” no hubo quien les parara… (jajajaja…). ¿Quién conseguiría más? Les dije que sus mamás tenían que ver todas las hojas llena de MB verdes, así que vaya si escribieron…, tal fue la motivación que me pedirían que les escribiera en verde MB por todos lados (jajajajajaj…). RW tenía que hacer la tarea que le había mandado su maestro del cole, pero todos se “fijaban” en lo bien que lo hacía y en el “montón” de MB verdes que yo también le ponía en sus tareas… (jajajajaja…).

 
            Para AS y ÁQ la primera tarea de la mañana sería continuar con lo que el día anterior (ayer) habían dejado a medias, el dibujo del cuerpo humano y El Aparato Digestivo, pero incluyendo ya el nombre de cada una de las partes que lo componen, eso sí, en inglés y castellano, así que junto con Educación Artística, trabajarían Conocimiento del Medio y Lengua Castellana e Inglés. Como evidentemente algunas partes del cuerpo no se las sabían en inglés, no tuvieron más remedio que acudir al diccionario para poder traducirlas del castellano, una buena forma de introducirles también la Competencia Digital y el Tratamiento de la Información.

 
            Cuando acabaron con su trabajo pidieron hacer más “acertijos” de números romanos, así que les escribí algunos números para que los “tradujeran” y luego intercambiamos los papeles, sería yo quien debía “adivinar” esos números (jajajajajaja…).

            Por su parte los mayores, como siempre, ya sabían cuál era su trabajo diario. GA debería terminar hoy con las actividades del Ámbito Social para al día siguiente comenzar ya con las del Ámbito Científico-Tecnológico, y además le dije que si terminaba antes del recreo me ayudaría después a última hora con AS y ÁQ en la parte de Geografía, su favorita (GA tiene una capacidad increíble para recordar capitales, límites geográficos de países, sistemas montañosos, ríos, etc., sin hacer mención a la capacidad y facilidad para dibujar…).

Por otro lado, antes de que MS se dedicara a retomar el trabajo de sus quincenas, nos pusimos a elegir los dos libros de lectura obligatoria para la asignatura de Lengua Castellana y Literatura de 1º de la ESO, y de los que debería examinarse a lo largo del curso. Esta tarea era también una tarea pendiente que lleva “arrastrando” desde que tuvimos nuestra primera sesión de tutoría, así que nuevamente tuve que “darle un tirón de orejas”. Una vez elegidos nos pusimos a buscarlos en las bibliotecas próximas para ver si pudiéramos obtenerlos mediante préstamo y así ahorrar un dinero a la familia, pero al ver que no estaba disponible en ninguna de las bibliotecas más cercanas, el siguiente paso debía ser intentar localizarlos en alguna de las páginas de venta por internet. Realmente todo este proceso de búsqueda de los libros lo tenía dentro de mis planes, ya que lo que quería demostrarle a MS era cómo buscar en los catálogos de bibliotecas, y cómo poder encontrar libros por internet.

El recreo llegó y pasó como cada día… Cada uno haciendo un poco lo que le apetecía, pero eso sí, cumpliendo con los “momentos” y “zonas” para comer y jugar que se habían propuesto días antes.

Tras el pequeño parón para un merecido descanso, MS continuaría con sus quincenas, y como a GA le quedaba alguna tarea, le dije que terminara antes de ayudar a AS y ÁQ, quienes comenzarían por buscar en un mapa de la Unión Europea todos los países miembros de la misma. Una vez localizados les pedí que escribieran los nombres de estos estados y los tradujeran al inglés con la ayuda de un diccionario, ya que ÁQ no los conocía debido a que es de nacionalidad estadounidense y nunca los había trabajado.

Después de esto ya se unió GA al trabajo de ambos. Su papel sería hacerles un mapa de Europa donde estuvieran incluidos todos esos países, y otros países europeos no pertenecientes a la UE, y ayudarles a conocer cuáles son sus capitales (en inglés y castellano), para lo que podrían hacer uso del ordenador. Como el día era bastante caluroso les invité a que salieran fuera del aula para hacer esta actividad para que también estuvieran más cómodos.



            Los más pequeños también tenían que terminar sus tareas con los números y letras, para que en cuanto lo hicieran comenzar con las actividades de psicomotricidad. RW, EP y DI estarían un rato jugando al circo, equilibrios, equilibrios invertidos, aperturas de piernas, malabares, etc., serían algunos de los ejercicios, donde unos servían de ejemplo para los otros, y la verdad que fue bastante entretenido.

            Tras estos juegos, y sabiendo que RW estaba aprendiendo a leer y que lo hacía de una forma fluida, les dije a EP y DI que RW les enseñaría a leer, con la única intención de que esto les pudiera servir de motivación a EP y DI para el desarrollo y aprendizaje de la lectoescritura. Allí estuvieron un buen rato los tres, RW en el centro y a cada lado uno de los dos, hasta que, habiendo terminado de leerles el cuento, les dije que si querían ir a tirar la basura a los contenedores de colores. No dudaron en su respuesta, para ellos esto se ha convertido en una especie de juego, llegándose incluso a “pelear” por ver quién coge uno u otro cubo (jajajaja…).




            Cuando volvimos, pude ver que los mayores habían acabado con el mapa de Europa, e individualmente habían decidido qué hacer. GA y ÁQ continuaban mirando capitales de países, en este caso del mundo, en el ordenador, y AS había preferido comenzar a leer uno de los libros de lectura infantil que tenemos en clase. La satisfacción que me llevé fue enorme, y no pude encontrar mejor momento para felicitarles por el trabajo y actitud que demostraban. No creo que hubiera habido mejor manera de acabar el día. ¡Bravo por mis alumnos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada