domingo, 10 de noviembre de 2013


29/10/2013 Martes.

Vigesimonoveno día del décimo mes del decimotercer año del segundo milenio.

Humanes de Madrid (Madrid)

Hoy no es el cumpleaños de nadie, pero sí recibimos algunos regalos. El Instituto de educación Secundaria Calatalifa de Villaviciosa de Odón (donde estuvimos la semana pasada), nos ha cedido dos mesas y dos sillas escolares para el aula. Nos han venido genial, y ya no parece que estemos “de tapas” en una terracita de “Graná” (jajajajajaja…).

 
            Como cada día MS y GA no dudan en lo que tienen que hacer. La secuenciación que se acordó con MS para el trabajo de sus temas y quincenas no se estaba llevando muy “a raja tabla”, así que hablo con él, “le pongo las pilas” y le digo que en estas quincenas yo no le ayudaré igual que hice en las anteriores, que si yo le demostré que yo podía hacerlo y me implicaba, él también podría, y que debía demostrarme que se quiere implicar y que tiene intención de aprobar el mayor número de asignaturas posibles. GA por su parte sí que lo estaba llevando más o menos bien, y cada día avanza poco a poco con sus tareas del Ámbito Social, aunque evidentemente hay que echarle un cable en alguna actividad.

 
            Hoy también tuvimos en clase una nueva compañera de Educación Primaria, RW (la prima de EP), aunque tan sólo por unos días. Ayer estuvo en el cumpleaños de su prima y la madre había hablado con el maestro del cole de su circo para que se ausentara unos días y acudiera con nosotros al cole.

            La verdad que la presencia de RW en clase fue muy motivadora para EP, ya que, como su prima va algo más adelantada en su cole y sabe escribir y ha comenzado a hacer sumas y restas, a EP le despertó algo más la curiosidad por las letras y por los números, así que muy predispuesta sacó sus fichas y su libreta y comenzó a “seguir los puntitos” en sus actividades. Los números “sin puntitos” (jajajajaja) les costó algo más, pero buena al final conseguimos que hiciera el 2 diciéndole que yo hacía “medio corazón” de un color y ella el otro medio con el lápiz… Y así se consiguió que poco a poco fuera haciendo todos los números… (el 3 una serpiente, el 4 una bandera, el 5 un señor con tripa gorda y gorra, el 6 una pera, el 7 un bastón, el 8 son las gafas, el 9 un globo con cordel y el 0 es un balón).

            Por su parte DI, aunque lo intenta, se cansa rápida, así que le dejo que juegue y moldee con plastilina, eso sí, le pido de vez en cuando que haga “churros” para hacer algunas letras y números.

            AS y ÁQ seguirían trabajando de forma cooperativa con los números romanos. Les gustó tanto la idea de escribir números utilizando letras que se lo tomaban como un “jeroglífico” o “mensaje secreto” que tenían que adivinar, así que fui dictándoles números y se pusieron a “descifrar esas cifras”. Evidentemente este juego también TENÍA TRUCO…, y es que como “dejé que la emoción se los llevara”, no se dieron cuenta que no algunas letras no se pueden utilizar más de tres veces, por lo que para escribir números mayor de 4.000 no sabían cómo hacerlo (ellos lo resolvían todo muy fácil… venga a poner MMMMMMMMM, jajajajaja), y esa fue la razón por la que les puse esas cifras más altas, para que me sirviera como “pretexto” e introducción para el siguiente contenido de los números romanos, el uso del guion alto para convertir cualquier número en millar. Por ejemplo, 4.000 = IV (con un "palito" arriba).

 
Así, cada uno con sus tareas y actividades llegamos al recreo, buen momento para que los más pequeños descubrieran que, echando agua en la arena podemos “obtener” barro (jajajaja…) y que si además echamos piedras podemos construir murallas (jajajajaja…). 
 
 
  Tras el recreo, y antes de la hora común de Educación Física, MS y GA continuarían con sus trabajos, mientras que para el resto era la hora de Educación Artística, o eso pensarían ellos, ya que realmente los contenidos girarían en torno al Conocimiento del Medio.

A AS y ÁQ les pido que dibujen y coloreen en una cartulina el cuerpo humano con El Aparato Digestivo (contenidos que ya habrían trabajado antes), y a los más pequeños les pedí que entre los tres hicieran en la “pizarra grande” un paisaje.

 
Y la hora más esperada por todos (después de la del recreo) llegó. Educación Física. Contando con la presencia de RW, le pedimos que nos explicara alguno de los juegos que hacen en su cole, así que decidió que todos jugaríamos a “Pies Quietos”.
 
 
             El día lo terminaríamos con una pequeña asamblea sobre “Los Insultos”. Por qué está mal insultar, qué debemos hacer si nos insultan, y otras preguntas relacionadas nos hicieron bajar de pulsaciones y relajarnos antes de coger las mochilas de la clase para irnos de vuelta a casa y dar por finalizado una día más de cole.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada